Situaciones

Beneficios para tu familia
ContactaNosotros

¿Cuándo se debe recurrir a la mediación familiar?

conflictos objetos de mediación familiar

Personas unidas por un vínculo matrimonial.

Personas que forman una unión de hecho.

Personas con hijos no incluidas en los apartados anteriores.

Otros conflictos familiares que surjan entre personas que tengan un parentesco en los que el proceso de mediación de conflictos familiares sirva para evitar el litigio judicial.

El proceso de mediación familiar, puede tener lugar previamente a un proceso judicial, una vez iniciado el mismo paralizándolo, o posteriormente a la sentencia judicial si se buscase una modificación de la misma acordada por las partes.

En el caso de rupturas de parejas, la atención y educación de los hijos, el reparto de cargas económicas o la vivienda, o en el caso de personas con cualquier grado de parentesco, la mediación familiar permite prevenir, simplificar o finalizar con un procedimiento judicial.

¿En qué situaciones no es adecuada?

La mediación familiar no será aplicable en aquellas situaciones en las que una de las partes no quiera llegar a ningún tipo de acuerdo. Además, en casos de violencia hacia una de las partes o enfermedad grave también se trata de evitar este tipo de solución de conflictos.